Transposiciones

[ c o l a b o r a c i Ó n ]

El concepto de transposiciones toma como premisa la idea de que el espacio acústico y arquitectónico comparten atributos similares. Percepciones de intimidad, exterioridad y texturas se transpusieron desde el marco sonoro al diseño espacial. El lugar seleccionado fue la nave principal de una cervecería del siglo XIX. La sala tiene 3,7 metros de altura y su planta es un rectángulo de 16 x 25 metros. Contiene dieciocho columnas dispuestas en tres filas, que organizan el espacio en una cuadrícula. Las superficies se componen de mampostería abovedada expuesta en el techo, paredes de yeso y pisos de hormigón pulido. Como el sentido arquitectónico del espacio se relaciona con formas geométricas rígidas, decidimos obviar la ortogonalidad existente en el recinto, tratando de hacer desaparecer tales relaciones analógicas.

Por lo anterior, la configuración de los altavoces y la disposición de los asientos en la sala se alinearon con un nuevo eje diagonal, desplazado de la línea ortogonal de la cuadrícula de columnas. Imaginamos atmósferas específicas para cada entorno sensorial, utilizando conjuntos de colores mediante iluminación artificial, como una forma de mejorar la percepción de intimidad en el espacio. Esto se logró a través de una mezcla de luces rojas y amarillas concentradas en el área de performance, dejando el entorno circundante iluminado en tonos oscuros de azul y verde. Estos recursos policromáticos se implementaron para acentuar el contraste entre las atmósferas sonoras virtuales interiores y exteriores. Finalmente, un conjunto de espejos rectangulares de 0,4 x 1,2 metros, se montaron verticalmente sobre algunas de las columnas, de cara al público. La intención fue reforzar la sensación de intimidad en la sala, haciendo que la estructura existente se diluyera durante el espectáculo.