Invernaderos

El proceso de diseño de invernaderos para la agricultura familiar en el sur austral de Chile, contempló dos modelos distintos según su estructura material: madera y metal. El primer paso fue la identificación de brechas para innovar en el rubro de hortalizas, así como también se identificaron los actuales sistemas de producción bajo cubierta. Se desarrollaron talleres con horticultores y equipos técnicos. Se consideraron los tipos de invernaderos, condiciones para su construcción, y meses de producción para la zona. El segundo paso fue la validación de los resultados y propuestas de inversión. En este sentido, se contempló el ajuste en cinco variables determinantes en el buen funcionamiento de los invernaderos: superficie, volumen, ventilación, orientación, y materialidad.

La etapa siguiente fue la construcción de los invernaderos, como resultado del trabajo de talleres y la interacción disciplinaria de agrónomos y arquitectos. El resultado es la habilitación de modelos modulares de noventa y seis metros cuadrados cada uno, contando con la activa participación de los futuros usuarios en la obra. Finalmente, se registró el proceso de innovación e implementación en un diseño arquitectónico mejorado, para su posterior masificación.